El Sucesor del Concorde

Surcar los cielos a 1.700 kilómetros por hora sigue siendo una experiencia exclusiva para pilotos de fuerzas aéreas y

durante unos instantes, astronautas camino de órbita. Desde el último vuelo del Concorde en 2003, los vuelos supersónicos han quedado paralizados en espera de nuevas tecnologías capaces de abaratar costes y reducir ruido.

Ese es el objetivo del QueSST, un prototipo que la NASA está financiando con vista a que comience a operar en 2021 en pruebas gracias a una nueva partida del presupuesto público de Estados Unidos anunciada recientemente

El Más Rápido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *